IndexLabor SocialSalud NaturalMúsica en la SaludPedagogíaLibrosDiscosEnlaces RecomendadosContactar
CATEGORÍAS
Actos solidarios realizados
Fotos y opiniones de voluntarios y visitantes
Nuestro Blog
Como Colaborar

    + LABOR SOCIAL + COMENTARIOS DE VOLUNTARIOS Y VISITANTES      
 

 

Guillermina Sunyer (de Barcelona)

Hay momentos en la vida que vives experiencias realmente hermosas. Son momentos que nunca se borran del corazón, porque los has vivido tan intensamente que quedan impregnados para siempre. Uno de esos momentos fue ir a Perú y conocer, jugar y sentir a los niños y maestros del Proyecto-Escuela. Tuve una gran oportunidad para aprender y comprender que con AMOR hay esperanza y alegría.

Y los niños a pesar de su entorno precario, duro y difícil la tenían. Tenían y tienen una gran fuerza de esperanza y fe que es gracias a los valores humanos que les da el Proyecto-Escuela.
Fue una experiencia preciosa y un Gran Regalo. Agosto de 2005

   
 

Marta Serrano (de Barcelona)

Siempre es maravilloso estar entre niños y la experiencia de poder pasar unos días en la escuela de Zapallal fue muy enriquecedora.

Lo que más me une a este proyecto es que nace del corazón y ese gran Amor llega a un colectivo necesitado, que en este caso está en Lima, Perú. Agosto de 2005

 
 

 

Puri Lozano (de Barcelona)

Fue la primera vez que realmente sentí que quería involucrarme en un proyecto, pues estaba lleno de verdad y amor.

No solo se les enseña materias, sino también valores y entre ellos, dignidad. Jamás nos pidieron nada y en cambio nos dieron mucho. Agosto de 2005

 
 
 

Montserrat Ferrer, Maite y Antonio (de Barcelona)

La experiencia en la escuela fue muy especial. Nos maravilló la ilusión de las personas que llevan la escuela, por lo que no nos sorprendió en absoluto que en todo el entorno se respirara felicidad; los niños, los profesores… Me impactó la mirada del profesor Niceto Rivera.
Muchas felicidades por el esfuerzo que se estáis haciendo. Mayo de 2006

 
 
 
 

Familia Ocaña Álamo (de Cerdanyola, Barcelona)
Virginia Álamo es peruana y Pedro Ocaña es español. Su hijo es Sergi.

Han transcurrido ya un tiempo que Raül nos hablaba, con el entusiasmo que le caracteriza, sobre el proyecto que finalmente acabo poniendo en funcionamiento.

Tuvimos la oportunidad de poder visitar la escuela en sus inicios y comprobar in situ como todo aquello que un día le había rondado por la cabeza poco a poco se iba materializando, se iba convirtiendo en realidad: tres pequeñas aulas albergaban las esperanzas, de unos niños y unas familias, de poder dar sentido a su existencia.

 
 
Porque esa pequeña escuela (ahora ya no tan pequeña) se ha acabado convirtiendo en la esperanza que unas personas en situaciones límite han depositado en ella. La escuela es vida, la escuela es amor, la escuela es salud, la escuela es futuro.

Y nosotros nos sentimos orgullosos de poder colaborar en tan grande proyecto, de poder aportar nuestro granito de arena, de poder comprobar cómo hay más niños que tienen la oportunidad de escapar de la exclusión social, de la marginalidad, que tienen la oportunidad de ser felices, en definitiva que tienen la esperanza de tener un futuro digno.

Tal y como un día dijo Gandhi: "casi todo lo que realice será insignificante pero es muy importante que lo haga"

No importa cuánto puedas aportar, hazlo
.Mayo de 2006
 
 

Familia Gómez Castillo (de Masquefa, Barcelona)
Liliana Castillo es peruana y Manolo Gómez español.
Sus dos hijas son Elena y Gabriela

En nuestro viaje en familia por un periodo de un mes, en dos ocasiones visitamos la escuela. Se puede percibir la buena energía pero sobre todo para la educación de mis hijas fue algo único.

 
 

Se involucraron con los demás niños, y eran uno más del grupo, simplemente niños. Esa experiencia jamás la olvidaremos.

Es la mejor forma de cultivar la solidaridad, la sencillez y el respeto hacia los demás. En resumen compartimos unas horas intensas en cuanto emociones y por supuesto inolvidables. Deseando volver!!!!!! Agosto/Septiembre de 2007

 
 

Pili Camps (de Manresa)

Al llegar al barrio, lo primero que siento es la sensación que causa "el gris". El gris del cielo que hace que mi cabeza esté espesa como esas nubes que nunca desaparecen, el gris de  los asentamientos donde vive la gente, el gris del polvo del suelo...
En las miradas de la gente percibo gran parte de cansancio y dureza. En las de los niños, miradas tímidas y alegres a la vez.

Al entrar en el colegio una fuerte alegría inunda todo mi ser por sentir que esas almas merecedoras del bien,  están en buenas manos. Eso me da fuerza para brindar con todos y sentir viva la misión que tengo en esta vida. Acompañar a niñ@s que serán un futuro. Octubre de 2007
 
 

(Cuando regresé unos meses después)
Al ver el nuevo terreno, la expresión de mi cara es de asombro y de gratitud hacia esas gentes que colaboran y creen en este proyecto. Una vez más, la vida sigue siendo generosa ante lo que es justo y transparente.

Doy mil gracias a la familia Chauca por su hospitalidad (sigo sintiéndome de la familia), a la ternura y momentos de alegría que me regalaron esos niños y a sus familias por esas conversaciones y esa receptividad para aprender macramé. Desde aquí les doy fuerza para que siempre sientan que la implicación en la educación de sus hijos es algo tan importante para ellos como para el mundo. Junio 2008

 
 

Josep Bosch, Pilar Masó, Pablo Pérez Y Clara Usle (de Sabadell)

Después de visitar los lugares turísticos de Perú (muy bellos por cierto) tuvimos la suerte de vivir un día en la escuela de Lima.

Ahí de verdad tomamos tierra en Perú, entre todos aquellos niños extremadamente pobres pero que en sus ojos brilla la ilusión y la esperanza que les infunde Celia y su equipo docente. Jamás olvidaremos su afecto y curiosidad. Junio de 2008

 
 
 

José María Gutiérrez y su esposa Marisa (de Barcelona)

Viajamos a Perú entre Febrero y Marzo de 2009. Nuestro objetivo era conocer el Proyecto Escuela, del  cual nos habíamos informado por Raúl Arqueros.

Nuestra llegada allí fue impactante para nosotros,  pudimos comprobar lo felices que están estos niños en el Colegio y sobre todo, el ambiente de paz y amor con que les enseñan Celia y todas las profesoras que están con ellos. Ya conocíamos este método de enseñanza "Waldorf" pues en España está muy reconocido.

Y pudimos comprobar lo bueno que puede ser para estos niños a los que les rodea un ambiente familiar difícil.

 
 
Los días que pasamos allí sentimos tanto amor y afecto  por parte de los niños, que quieren abrazarte y que hables con ellos, les cuentes cosas de tu país. Realmente fue una experiencia muy enriquecedora, que volveremos a repetir, si podemos el año próximo. Marzo de 2009
 
 

Mireia Oiarzábal (del País Vasco)

Mi experiencia en el Proyecto Escuela del Zapallal fué muy corta pero sin duda, ¡¡fué una experiencia inolvidable!! Todo el equipo y los niñ@s me acogieron como uno más de su familia, estuve muy a gusto toda mí estancia, mí intención era conocer un poco más  sobre el metodo Waldorf, y aprendí y recibí mucho más de lo que esperaba.

Ver como aquellos niñ@s con poco que tienen son capaces de darte todo, una sonrisa, un abrazo, una muestra de cariño… es muy gratificante poder ayudar a la gente más desfavorecida o más necesitada.

 
 
 

Sin duda lo volvería a repetir sin pensarmelo. Les deseo toda la suerte del mundo, estoy convencida de que la tendrán y anímo a tod@s a que conozcan el proyecto, el trabajo tan maravilloso que están haciendo en Perú, la ilusión, las ganas de colaborar, aprender, ayudar, reflejada en tod@s. Un beso enorme desde el País Vasco. Junio de 2009

 

Alba Cayuela (de Sant Cugat del Vallés, Barcelona)

Mi estadía en la escuela ha sido muy enriquecedora. Me he sentido muy acogida. Han hecho que sintiera que formaba parte de una gran familia formada por los niños y las niñas, sus madres, las profesoras, Celia y sus padres… Raúl, que aunque mi estancia no la compartí con él, estaba presente siempre.

La experiencia con los niños fue muy bonita y dulce. Pero me faltó tiempo para poder acercarme aun más a ellos. Son una delicia de niños !! que necesitan dedicación, atención y amor. Pero que también tienen mucho que enseñar y ofrecer.

La relación con algunas de las  madres fue realmente gratificante y mágica. Me sentí muy cercana a ellas y ellas a mí. Se entregaron en las clases al 100%, lo que pienso nos llenó y emocionó a todas. Hablando con ellas sobre sus vidas cotidianas ves o tomas consciencia de muchas cosas, cosas que cuestan de entender viniendo de otra sociedad y viviendo de una manera tan diferente a la suya, una manera de vivir con pocas posibilidades de escoger. La escuela es una de las pocas posibilidades que tienen para escoger y poder cambiar un poco su vida o al menos el futuro de sus hijos.

Para Celia y sus padres no encuentro palabras que definan lo que significó para mí. Me sentí como una hija más, una hermana más. Se hacen querer tanto… Para mí ha significado una gran lección de amor, de generosidad y de entrega. Y espero poder volver muy pronto. Septiembre de 2009

Ester Tur (de Mallorca)

¿Se han parado a pensar alguna vez qué  puede llegar a significar la magia de la sonrisa de un niño, mientras vuelas con su imaginación?

Yo he sido afortunada por vivirlo durante más de 40 días a través de la intensa experiencia  que supone la entrega personal a este proyecto educativo de la asociación Salud y Música. Quiero transmitir la extraordinaria labor que se hace día a día en ofrecer la oportunidad a  tiernas personas como son las niñas y niños de la escuela para que puedan construir una historia de vida diferente a la que se ven avocados por la aridez social en la que viven.

Las personas que lo hacen posible emanan voluntad, amor y creatividad favoreciendo de esta forma que el niño pueda desarrollar sus potencialidades repercutiendo así en el concepto de sí mismo.

He vivido la felicidad que supone para los niños el llevar acabo dinámicas creativas, juegos y cuentos, he visto como las profesoras se adaptan a las características de cada niño e intentan acceder a su mundo interno para que pueda estar más dispuesto al entorno, igual el trabajo que se desarrolla con los padres y especialmente con las madres facilitando espacios propios donde reflexionar sobre sus vivencias a la vez que mejorar su educación.

He podido aprender de la autogestión que se lleva a cabo en relación a gastos internos de las escuela y organización de las familias para atender las tareas del propio centro, comprobando todo lo que resta por hacer con las asperezas y dificultades para realizar propuestas pero precisamente en esta superación constante es cuanto más puedo apreciar la grandeza del proyecto y lo bien recibida que pueda ser toda aportación. Noviembre/Diciembre de 2009

 

 
 

El Maestro Douglas Pundsack (Fundador del Primer Colegio Waldorf en Perú), se tomó la molestia de venir desde Cieneguilla hasta Zapallal, para visitarnos y ver personalmente nuestro terreno y el Proyecto en el año 2008, él quedo encantado y manifestó su deseo de ayudarnos a que sea una realidad para nosotros.

Nos dijo Textualmente “Este será un gran lugar donde habrá mucho amor y mucha luz”  Aunque ahora él ya está en el mundo espiritual, sabemos que desde allí nos inspira para poder conseguirlo.

 
 


José María Gutiérrez y Marisa Coma (Barcelona – España)


Después de nuestra primera visita al Proyecto  “Salud y Música” el año pasado, nos fuimos con la idea de volver este año.  Y así fue, en  el mes de Abril les hicimos otra visita, llenos de ilusión por volver a ver a todas las personas y personitas que allí conocimos.

Tuvimos una gran sorpresa al ver como se ha ampliado el colegio, ya están todas las aulas acabadas.  Pero la gran alegría  fue a la hora de comer, cuando vimos a todos los niños sentados en sus mesas y comiendo el nutritivo y estudiado menú (que estaba buenísimo) que cada día elaboran juntas  Celia y la estupenda cocinera (mamá de varios pequeños que van al colegio). Ver a todos los niños comiendo educadamente un menú equilibrado (al menos una vez al día) fue una estupenda sorpresa pues vimos los logros que día a día se van haciendo.

Pasamos con ellos unos días inolvidables, en la que como siempre las mejores palabras son los abrazos y las muestras de cariño que te dan.  Siempre en estos viajes te llevas más de lo que das, el recuerdo de estas profesoras que intentan cada día enseñar con amor y alegría  a estos niños, el cariño y entrega sin límites de Celia y sus papás,   y sobre todo las miradas inocentes llenas de ternura de todos ellos.  Animaros a conocerlos¡!

Abril del 2010



 
     
   
 

Lluisa Millan Arcarons (Barcelona – España)

Lo primero: dar son las gracias, a todos las niñas y niños, a las maestras, y a Celia y su familia. Cuando llegas a Perú por primera vez, como fue mi caso y el recibimiento es caluroso, real, sencillo, es una bendición.
Cantamos, compartimos comidas, abrazos, bailes, en un continuo dar y recibir, aunque yo creo que me llevé mucho más de lo que pude dar. 

Vi sonrisas y ojos llenos de vida, de ganas de aprender, de saber cómo es el mundo, de compartir sus dudas, sus inquietudes. Fueron unos días magníficos, ojalá se pudiera repetir más a menudo. Tal vez esta experiencia me recordó que todos somos iguales, porque todos, en todo en el mundo, en cualquier condición, raza, país, edad...
Lo que necesitamos es Amor y cualquier cosa que hagamos siempre va en la dirección de alejarnos del sufrimiento y encontrar la Paz. Yo gracias a todos vosotros, la encontré compartiendo estos días aquí, y ojala haya podido dejar una brisa de paz también!!
Hasta muy pronto amigos, Os quiero mucho.Julio 2010.

 
   
 

Mariona Ballester Torrents (Barcelona – España)

Contrastando con el gris “panza de burro” del cielo de Lima, existe un pequeño microcosmos en el que destacan los colores de la esperanza, la perseverancia y la ilusión: es el Proyecto-Escuela, en el barrio de Zapallal. Esta escuelita me la dio a conocer mi amiga Neus, con quién pasé unos días conociendo de cerca el proyecto.
Tuvimos una cálida acogida de parte de la familia Chauca, Dora, Esteban y Celia, a quién recuerdo con extremo cariño y añoro sus conversaciones de sobremesa acompañadas de un tecito bien caliente.
Los días que pasé en la escuela, pude constatar que tanto las maestras como Celia dedican muchísimas horas al día y mucho amor a hacer que la realidad actual, y por tanto, el futuro próximo de los niños y niñas sea pleno y luminoso. Y lo consiguen dando a los pequeños aquello que exigen con fuerza: amor, educación y esperanza.
Julio 2010.

 
   
 

Neus Membrado (Barcelona- España)

Mi experiencia en proyecto-escuela en Puente piedra fue corta pero muy intensa. Después de haber oído historias, anécdotas, pericias, planes de futuro con mucha ilusión y mucho amor des de la distancia en Barcelona, estar allí, vivir con la familia Chauca, compartir con las 4 grandes maestras y algunos de los psicólogos de la universidad y estar con los niños y sus familias superó todas mis expectativas.
Me maravilló la gran profesionalidad, humanidad y amor que hay detrás de la gente que hace este proyecto posible. Proyecto escuela es más que una escuela donde los niños aprenden de la vida y para la vida, el lugar se ha convertido en un hogar para estos niños y familias tan desfavorecidas donde encuentran siempre una  mano amiga que intenta facilitarles la vida en la medida de lo posible, y les da más que una oportunidad de educación para sus hijos ofreciéndoles un espacio para poder vincularse y participar en la educación de sus hijos y ayudarles en su desarrollo personal y como padres. 

 

Cuanto a la metodología utilizada, pedagogía Waldorf,  me parece todo un reto poder aplicarla en este contexto donde una metodología más tradicional seria más bienvenida y entendida pero pienso que su éxito se debe a la manera que las cuatro maestras la adaptan y aplican en estos niños. Este proyecto ha tenido la gran suerte de tropezar con cuatro grandes maestras y grandes personas que dedican a sus alumnos muchas horas y dedicación.

Algunos de los niños con más dificultades después del supuesto horario escolar (ni maestras, ni alumnos ni dirección lo cumplen ya que todos dedican horas fuera de horario) se quedan un rato en la escuela donde las maestras los atienden y les dedican un tiempo para poder terminar sus tareas o bien los alumnos trabajan con los psicólogos. Durante mi estancia en la escuela además de estar cada día por las mañanas con una de las maestras apoyando en el aula y ayudando a la hora del almuerzo, citaba a los alumnos y trabajábamos juntos un rato por la tarde. Esta oportunidad me permitió acercarme a algunos de los niños  y a sus realidades y entender y apreciar  el trabajo de proyecto escuela.

No quiero dejar de volver a mencionar toda la familia Chauca, incluidos los perros, y lo afortunado que ha sido el barrio en tener una familia tan carismática, entregada y con tanto amor que me acogió  y me hicieron sentir como en casa durante unos pocos días en Lima.  Felicidades a todos!. Julio del 2010.

   
 

Sofía Benítez (Barcelona – España)

Una breve visita y un breve encuentro con una familia entregada a un proyecto. Profesoras educando y niños jugando. Un lugar donde se respira fuerza y voluntad para trabajar. Bajo la colina se encuentra La escuela de salud y música Pues jugando se aprende La música de la vida
Y la salud por añadida. Jugar nos enseña a compartir,
A crecer, a madurar. Nos da alas para lanzarnos a la vida
Sin importar la cara que nos muestre. Pues jugar nos alimenta el alma Y nos hace crecer cada mañana.

Con cariño Sofía Julio del 2010.

 

VIKTORIA RINK – MANNHEIM – ALEMANIA

¿Cómo se puede describir lo que  he sentido durante estos cuatro meses?
¿Cómo se puede explicar los sentimientos, experiencias y emociones que  he vivido  durante este tiempo?
La respuesta es lo más fácil y lo más difícil a la vez: ¡No se puede!  Solamente no hay palabras para expresar estos sentimientos.
Hermoso, especial, maravilloso y emocionante, todo suena vacío, si realmente quieres describir el ambiente dentro de este proyecto.


Yo, una chica de 20 años que recién terminó su secundaria, terminó su bachillerato recién empezó su vida  y no sabía qué hacer con su futuro, buscaba conocer un otro mundo, buscaba conocer nueva gente, buscaba ser independiente. Pero lo que encontré no sólo fueron los cuatro meses más emocionantes, más intensos y más afectivos de mi vida, sino también encontré  una segunda familia, un segundo hogar en un parte del mundo totalmente distinto a mi país natal.

Nunca me imaginaba sentirme tan amada y bienvenida, nunca me imaginaba caer en tanta gracia en una familia que supuestamente “sólo” era mi familia huésped.

La energía, el amor y la paciencia con que la directora Celia se sacrifica para los niños y el proyecto es increíble y admirable. En esta escuela los niños no sólo encuentran un lugar donde les enseñan a leer, a escribir y a contar, no sólo encuentran un lugar donde comer un rico almuerzo, no sólo encuentran un lugar donde pueden jugar y encontrarse con amigos, sino también encuentran un hogar, un lugar lleno de amor, calidez y dignidad.

Estas experiencias me ayudaron a decidir mi destino, me ayudaron a encontrar mis valores, a encontrar mi vida.
Además encontré en la directora una amiga, un alma gemela que jamás en mi vida olvidaré.
Pero también entendí lo que significa vivir en el Perú, lo que realmente significa pobreza y necesidad. Pude ver que la vida no solo tiene facetas bonitas.

Sin embargo de esta manera  he sido capaz de abrir mi mente, de abrir mi mundo. También para agradecer  lo que tenemos nosotros y valorar  que cada paso que ayuda para avanzar en este proyecto, aunque sea lo más chiquito, puede ayudar a mejorar el mundo.

Porque eso es lo que hacen las personas del proyecto escuela. Nunca  se quejan, nunca descansan, nunca se conforman con lo que tienen. Se sacrifican, salen adelante y luchan para mejorar el mundo, la vida de estos niños maravillosos, inteligentes e increíbles. Para que los niños, nuestro futuro, con su cariño, su inteligencia y ante todo su curiosidad indescriptible, tengan todas las posibilidades de tener una vida mejor.

Aunque no siempre fue fácil enfrentarse a las realidades de esta zona, y entender las actitudes de algunos peruanos, estoy más que agradecida de haber podido formar parte del proyecto y espero que con mi presencia haya podido ayudar. Enseñarles a los niños un poco de mi parte del mundo, un poco de cómo puede ser su vida: sin fronteras, sin temor, sin pobreza, libre, abierta, tolerante y feliz.Agosto a Diciembre del 2010.

 
   
InicioLabor SocialSalud NaturalMúsica en la SaludPedagogíaLibrosDiscosEnlaces RecomendadosContactar
Telf. Barcelona: (0034) 93 675 4971 - E-mail: asociacion@saludymusica.org